Make your own free website on Tripod.com
LA NIÑA DE LAS FLORES
Autor: Carlos Diaz

Erase que se era un bosque muy grande, y en el centro de este habia una casita
muy bonita hecha de troncos en donde vivia una familia muy feliz. El padre, un
leñador llamado brazofuerte salia todas las mañanas a darle con su hacha a los
mas grandes arboles que parecian estremecerse al verlo venir, mientras en la
casita se quedaba la mama cuidando de sus tres hijos y sus dos hijas. Ayudada
por los dos mayores hacia los quehaceres del hogar, el mayor de todos, aunque
muy trabajador era muy comilon y tenia la panza muy grande y era merecedor del
apodo que su padre le puso; “ hipopótamo “ y asi era llamado por todos muy a su
pesar.
El siguiente hijo, varon tambien, se llamaba “ manoslargas “ y tenia once años,
a el le gustaba tomar todo lo que se atravesara en su camino fuera suyo o no y
era el mas travieso y envidioso de todos.
Después de manoslargas seguia una niña de nueve años llamada “ piernascortas “ y
era la mas ociosa de la familia, le gustaba estar sentada a la sombra de los
arboles durante todo el dia sin siquiera cambiar de posición, pues eso la
cansaba mucho, para comer tenia que hacer un tremendo esfuerzo por levantarse e
ir a la mesa, y terminando volvia a su lugar para seguir “ descansando “.
Un niño de ocho años le seguia a piernascortas, se llamaba “ lindosojos “ un
niño muy despierto que prometia ser igual que su padre.
Y la mas pequeña de la familia llamada “ dulceaurora “ de seis años. Le gustaba
mucho platicar con los animales del bosque que no le temian como a los demas
miembros de la familia.
Dulceaurora tenia el cabello como los rayos del sol y sus ojos del color del rio
y su piel blanca como la mañana y como su mismo nombre.
Pues bien, en un lado de la casita habia un jardín, y en el jardín habia las mas
lindas flores de todos los tipos y los mas hermosos colores, pero no era la mama
ni el papa los que mantenian el jardín en tan buenas condiciones si no
dulceaurora que cuidaba a las flores con un gran cariño; como el cariño de una
madre hacia sus hijos.
Habia un rosal que enorgullecia mucho a dulceaurora; ahora veran porque: ese
rosal solo daba una flor al año, pero era tan grande la flor que se podia
comparar con la cabeza de un oso, ah!, y eso no era todo, esa rosa era de color
azul, la mas rara y hermosa flor de toda la region por no decir de todo el
mundo. Pero el gusto de tenerla no duraba mucho, pues manoslargas, que como ya
dije, era el mas travieso, siempre cortaba la flor y enseñándola a dulceaurora
le decia:
-¿Como esta usted, princesa de las flores?—quitando petalo por petalo y
arrojándolos sobre la cara mojada en lagrimas de dulceaurora—permitame ofrecerle
este regalo—dándole la rama sin petalos y se alejaba cayendose de la risa
mientras dulceaurora se quedaba contemplando los petalos azules en el suelo y
diciendo:
-- pobrecita de ti, un año mas que no te dejan vivir mas de dos dias—después
juntaba los petalos y los arrojaba al rio mientras los animales se acercaban a
consolarla:
-No te aflijas—decia el ciervo—el año que viene es el año en que este bosque es
visitado por los duendes del bien, y hacen fiesta para todos los animales del
bosque, ellos son magos y les diremos que hagan algo por tus flores.
-Gracias amigo—decia dulceaurora secándose las lagrimas.
Ese dia al volver a su casa descubrio que manos largas habia hecho otra vez de
las Suyas destruyendo todas las flores del jardín, esta vez dulceaurora no se
contuvo y fue a acusarlo con su madre, pero estaba tan ocupada con el quehacer
que hizo caso omiso de las acusaciones de dulceaurora, entonces fue con
hipopótamo, pero estaba ayudando a su mama, fue pues con piernascortas pero
estaba demasiado cansada para reñir con manoslargas que además como siempre se
iba a salir con la suya. Dulceaurora no tuvo otro remedio que sentarse otra vez
a llorar y lindosojos se acerco a consolarla:
-lo siento hermanita, que mas quisiera yo estar mas grande para meter en cintura
a manoslargas pero aun soy muy pequeño y no me haria caso.
-- no te preocupes lindosojos al fin y al cabo el mal ya esta hecho, lo mejor
sera que me ponga a arreglar mi jardín.
Y asi todo ese año dulceaurora se puso a arreglar mas que antes de su jardín, lo
Regaba con amor y les hacia mimos a las flores que respondian embelleciendose
mas, y la niña empezaba a ponerse feliz de los adelantos que llevaba con su
jardín.
Un dia antes de que el boton del rosal azul se abriese vino el ciervo a ver a
dulceaurora:
--vamos!—dijo—que hoy es el dia
--el dia de que—contesto dulceaurora
--el dia de la fiesta de los duendes buenos, no lo recuerdas?
--ah si, vamos, que quiero conocerlos.
Asi, el ciervo y la niña se adentraron en el bosque y dulceaurora parecia no
conocerle, todo estaba tan distinto a los anteriores dias. Cuando al fin
llegaron, la niña vio a todos los animales del bosque reunidos desde los
pequeños gusanos hasta
Los mas grandes como el oso y todos se mostraban amables unos a otros, todo era
felicidad.
Al cabo de unos minutos se oyo una musica alegre y aparecio ante todos una
caravana de carretas en forma de nueces del tamaño de un perro y al parar
salieron los mas extraños personajes de diferentes tamaños; gordos, flacos,
feos, y mas feos pero todos tenian la piel blanca; eran los duendes!!, todos los
animales gritaron llenos de jubilo y dulceaurora se sintio nerviosa y un poco
asustada.
Al bajar de su carruaje el rey de los duendes miro a la niña:
-¿quien eres hermosa criatura?—pregunto
-- me llamo dulceaurora—contesto con nerviosismo
--no temas—dijo amablemente—no te haremos daño entonces el ciervo intervino:
--oh!, gran rey de los duendes, esta niña ama tanto a las flores y las cuida con
tanto cariño, pero uno de sus hermanos siempre se las maltrata que me atrevo a
pedirte que hagas algo por ella, al fin y al cabo tu tambien amas la naturaleza.

El rey de los duendes estuvo un momento meditando y al fin dijo:
-que empiece la fiesta, mientras tanto...—dirigiéndose ala niña—diviértete
pequeña, que ya pensare lo que hare por ti.
Todos los animales empezaron a divertirse y los duendes tambien, habia una gran
mesa hecha de troncos donde estaban los mas exquisitos y extraños manjares y
todos se deleitaban con esa comida que parecia no llegar a acabarse.
El rey de los duendes estaba sentado en el hueco de un tronco y habia estado
observando a dulceaurora que bailaba y se divertia con sus amigos, los animales
del bosque.
De pronto el rey hizo una seña con la mano y ceso la musica y todo quedo en
silencio, salio de su hueco y empezo a hablar:
-como todos saben, cada vez que nosotros los duendes venimos aquí, como gracia
les concedemos un deseo, asi es que pidan lo que quieran.
Entonces todos los animales gritaron al unísono:
-haz algo por las flores de dulceaurora y por ella tambien.
veo que todos quieren mucho a esta niña—dijo el rey—y yo no voy a negar que
tiene una gran simpatia, asi que voy a hacer algo por ella;: ven, acercate.
Dulceaurora estaba que no podia contener los nervios porque el rey, aunque era
Bueno, tenia una mirada severa y una voz que asustaba hasta al mas valiente de
los hombres.
mira—dijo—mañana al despertar encontraras en tu puerta una cubeta llena de agua
lodosa, riega con ella tu jardín y las flores seran las mas bonitas de todo el
mundo, ah, pero eso no es todo, se que tu tienes un rosal unico, el de la flor
azul, pues bien, cuando florezca tendra tres petalos blancos y esos petalos
significan tres deseos que se te concederan al arrancarlos y tirarlos al rio,
piensa bien en lo que quieres y actua inteligentemente.
Dulceaurora se sintio feliz, tanto que se abalanzo sobre el rey de los duendes y
le dio un beso que el duende correspondio con dos lagrimas llenas de ternura y
dijo:
--bueno niña, el sol se esta ocultando y tienes que dormir, asi que ve a tu casa
y no olvides lo que te dije
-no lo olvidare—contesto la niña—y muchas gracias
al llegar a su casa la niña durmió y durmió hasta que el gallo anuncio la
llegada del nuevo dia , dio un brinco y camino hacia la puerta y al abrirla
encontro la cubeta con agua lodosa e inmediatamente rego su jardín.
Parecia increíble ver como las flores resplandecían de tan hermosas que se
ponian y dulceaurora estaba feliz pues en el momento en que el rosal azul abrio
descubrio los tres petalos blancos que el rey de los duendes le habia dicho.
Al momento la niña tomo uno de los tres petalos y se fue al rio y en voz alta
pidio su primer deseo:
-deseo que los arboles que corta mi padre crezcan de nuevo para que no se acabe
la naturaleza.
Diciendo esto lanzo el petalo a l rio que al contacto con el agua se transformo
En un diamante y se fue al fondo.
Esa tarde a la hora de la cena brazofuerte llego muy emocionado diciendo lo que
le habia pasado en su trabajo:
-familia, no van a creer lo que me paso; pero al momento en que cortaba un arbol
inmediatamente crecia otro igual de alto y fuerte, aun no lo puedo creer.
Toda la familia estaba contenta y asombrada, y dulceaurora solo dio una leve
Sonrisa y se dispuso a cenar.
Al dia siguiente dulceaurora no soporto las ganas de platicar con alguien todo
lo que le paso, asi que fue con lindosojos y le platico lo de la fiesta y lo de
los petalos blancos y lo de los duendes, pero al estar platicando lo de los
deseos no se dieron cuenta que detrás de un arbol los estaba escuchando el
travieso de manoslargas y este rapido fue a tomar un petalo blanco del rosal
azul y se fue al rio y pidio su lamentable deseo:
-quiero ser lo mas poderoso de este mundo
y rapidamente manoslargas se convirtió en lo que pidio, dijo que queria ser
poderoso y se convirtió en una gran montaña que aunque poderosa es inmóvil, su
codicia le impidio actuar prudentemente.
Y esa tarde a la hora de cenar falto manoslargas, dulceaurora tuvo un
presentimiento y fue al jardín y se dio cuenta de que solo quedaba un petalo
blanco, corrio hacia el rio llevándose el ultimo petalo. Al llegar pidio su
ultimo deseo:
-quiero que venga el rey de los duendes
y rapidamente aparecio un poco malhumorado.
-que manera de desperdiciar tu ultimo deseo, que quieres?
-es que quiero saber que es lo que paso con mi hermano—dijo humildemente.
-Ese muchacho malcriado no se conformo con su persona y quizo ser mas de lo que
podia ser—contesto enojado el rey
-Pero que ha pasado con el, donde esta?
-Mira hacia el horizonte y encontraras una gran montaña que nunca habia estado
ahí, bueno, eso es tu hermano.
-Por favor, rey de los duendes, hazlo volver a ser niño—pidio dulceaurora y esta
vez el rey le contesto amablemente:
-Yo no puedo hacer nada por el, pórque el mismo es el que puede ayudarse, cuando
sienta de corazon que no quiere ser montaña y prometa ser un niño bueno,
entonces volvera a ser humano, y si no se te ofrece nada mas, tengo que irme.
-No, gracias, solo una pregunta, volveremos a vernos?
-Claro que si, cuando riegues tu jardín, me veras en tus flores y cuando ayudes
a algun animal enfermo ahi estare contigo.
-Bueno, adios rey de los duendes, buen amigo
-Adios dulceaurora y no te preocupes por tu hermano que pronto se arrepentira.
Al decir esto el duende desaparecio y la niña se fue a su casa directamente a
dormir.
Al dia siguiente, cuando iba a regar su jardín se encontro a manoslargas regando
Las flores y acomodando la tierra, dulceaurora al verlo se sintio muy feliz y
manoslargas se abalanzo sobre ella y la abrazo llorando y diciendo:
-perdoname hermanita!, te prometo que ya no te molestare ni maltratare tus
flores, juro que sere un niño bueno.
Desde ese dia los dos niños cuidaron del jardín como nadie y dulceaurora cada
vez que acariciaba una flor, veia a su amigo rey de los duendes siempre contento
de ver feliz a su amiguita
Fin.

Volver