Make your own free website on Tripod.com
La Elección del Rey de los Pájaros

Un día, hace mucho tiempo, todos los pájaros se reunieron para elegir rey.
Todos se creían capaces de ocupar tan alta dignidad, y cada cual habló de sus virtudes y de lo que haría cuando fuese rey.
Después de mucho hablar, el majestuoso cóndor levantó la voz y dijo: "Si continuamos así no llegaremos a ningún acuerdo. Sugiero que cada familia se aparte y elija su representante. Haremos que estos representantes luchen entre sí, y así sabremos cuál de ellos es el más capaz y el más fuerte".
La propuesta del cóndor fue aceptada, y de inmediato comenzaron a oírse aletazos, unos poderosos y otros suavecitos, disputas furiosas y el gorjeo de los pajaritos. Pasado un rato, se inició la lucha entre los elegidos.
El gran cóndor no quiso someterse a la prueba. "No deseo ser rey de ustedes", manifestó; "a mí todo el mundo me respeta sin ser monarca. Los hombres me retratan en sus templos y palacios y nadie disputa mi majestad en las alturas de las cordilleras. ¡Que se elija el rey de las llanuras! Yo actuaré como árbitro para que todo se haga en orden. ¡Empecemos con los más pequeños!"
Pronto se vio que aunque entre las aves pequeñas había algunas hermosísimas, que cantaban con voz dulce y suave, no tenían nada que les permitiera destacarse:
volaban despacio y su diminuto pico no les servía para defenderse. Era evidente que sólo la fuerza y la agilidad contarían en esa prueba.
Ya sólo luchaban las aves de rapiña: los halcones, los halietos, los buitres y las águilas, pues los pájaros bondadosos habían huido. Al cabo de un buen rato, muchas se hallaban heridas y cubiertas de sangre y, al encontrarse solas y sin quién les ayudara, tuvieron que retirarse, arrastrándose por sus propios medios. La competencia por fin había terminado.
El águila venció, y el cóndor la proclamó rey de las llanuras. Se había disputado el título con el halcón, pero éste también había caído herido de muerte, y no hubo nadie que aclamara al águila como rey. Todos los pájaros se habían marchado ya. No, no es cierto, no todos; los tordos todavía estaban allí.
Asustados al ver aquella sangrienta y cruel lucha, se habían escondido y habían escuchado la proclamación del cóndor. Pero en vez de aclamar al águila, como debía ser, procedieron a humillarla y a burlarse de ella. "Usted es un rey muy extraño. ¡Su gente le tiene miedo y se ha ido! Ciertamente, su pico es poderoso, pero a usted le falta bondad y sabiduría. Los gobernantes como usted no duran en el poder. ¡Nadie los quiere y a nadie le gusta la tiranía!"
Al escuchar esto el águila se enfureció. Tal vez le parecía que los tordos tenían razón y no quería oír más. Les pidió a sus hijos que espantaran a los tordos, y luego hizo una reunión para encontrar la manera de salvar su dignidad.
Algunos halcones que por allí andaban y a quienes el águila había sabido conquistar, nombrándolos ministros de su majestad, participaron en la reunión e hicieron la siguiente propuesta: "Los tordos mayores son difíciles de atrapar, y habrá que esperar a que mueran, pero a los pequeños los podemos matar en sus nidos; así castigaremos la falta de respeto de sus padres. ¡Cómo se callarán y afligirán los viejos cuando vean morir a sus hijos!"
El águila aceptó y autorizó a los halcones para que quemaran los nidos de los tordos.
La medida tuvo éxito. Cuando los tordos vieron que sus nidos ardían, trataron de salvar a sus hijos, pero sus esfuerzos fueron en vano; sólo lograron cubrirse de hollín y teñirse de negro, un color que jamás perdieron después de esa lucha por sus hijos.
Sin embargo, aunque muchos torditos murieron, no todos fueron exterminados, y los que quedaron supieron defenderse de la maldad del águila: ya no construyeron sus propios nidos, sino que comenzaron a escoger los nidos de otros pájaros para dejar sus huevos entre los de ellos. Así aseguraban la vida de sus hijos, pues los padrastros los criaban como si fueran propios. Además, apenas los torditos crecían y hacían contacto con los otros tordos, se ponían a hablar mal del águila y a contar las barbaridades que había cometido. Y así han seguido y seguirán burlándose de ella. Por eso el águila nunca pudo gozar de su reino y jamás fue reconocida como rey de los pájaros.

 

Volver